Mayo 2016

8 de Marzo- Día Internacional de la mujer- 12 de Marzo- Día del Escudo Nacional- 21 de Marzo- Día Mundial de la Poesía- 24 de Marzo- Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia- CENDIE Centro de Documentación e Información Educativa

sábado, 31 de marzo de 2012

JOSE LUCIANO ROMERO. Un héroe platense ganó una disputa con Borges y Lugones

Estudiantes y docentes de una escuela de Romero eligieron el nombre de un vecino caído en Malvinas para la nueva biblioteca de la institución.

La identificación de las comunidades escolares con personajes cercanos, que tanto los alumnos como los docentes sienten que protagonizaron hechos que también podrían haber comprendido a un vecino, a un familiar, a alguien de "carne y hueso", es una tendencia creciente que se ve claramente reflejada a la hora de la elección de nombres para sus colegios o para algún sitio en particular del edificio que frecuentan a diario. Así van quedando relegados los próceres y van ganando terreno los "héroes" o ejemplos de vida más próximos. En ese contexto, los estudiantes y profesores de la Escuela Secundaria N° 78 de Melchor Romero bautizarán a su biblioteca "José Luciano Romero", un joven de la zona caído en la guerra de las Malvinas. En la votación, fueron derrotados Leopoldo Lugones y Jorge Luis Borges.
La bibliotecaria del establecimiento educativo de 517 y 173, Claudia Lazo, contó que "todo empezó con el Bicentenario, cuando tras un trabajo de investigación del alumnado y un proceso de democracia institucional del que participó toda la comunidad se eligió el nombre de Azucena Villaflor para la escuela", dijo, para aclarar que aún están esperando la convalidación de esa elección por parte de la dirección de Educación bonaerense. Entre "varias mujeres ilustres", quien fuera una de las fundadoras de la asociación Madres de Plaza de Mayo -desaparecida en 1977- fue la preferida por chicos y maestros.
Pero en la secundaria de Romero quedaba sin nombre la biblioteca. Así, en el marco de "un proyecto sobre la identidad que llevamos a cabo durante todo el ciclo lectivo 2011, los alumnos quedaron muy impactados por una charla que dio un integrante del Cecim (Centro de ex Combatientes Islas Malvinas), sobre todo porque les habló de José Luciano Romero, que era un joven de la zona, de la comunidad", realzó Claudia.
Ese fue el inicio de un largo proceso de elección. "Entre los alumnos y los profesores, charlando, debatiendo, surgieron entonces tres candidatos, Jorge Luis Borges, Leopoldo Lugones y José Romero", detalló.
IDENTIDAD, BARRIO, ESCUELA
"Trabajar sobre la identidad implicó descubrir el barrio, el hospital, el club (Romerense), la capilla, urgar en la historia del propio colegio", señaló la vicedirectora de la Secundaria 78, Alejandra Himm, para subrayar que en el posterior proceso de escoger un nombre para la biblioteca "intervino toda la comunidad, incluyendo, desde ya, a los chicos de 1° a 5° año", en un centro escolar con una matrícula de 350 estudiantes.
La directora, Andrea Arias, insistió sobre el impacto que tuvo en el alumnado la historia de José Luciano. "Supieron que vivió aquí cerca y que hoy, por ejemplo, hay una tumba con su nombre en las islas", comentó.
En octubre del año pasado se realizó la votación, urna incluida, tras las presentaciones y argumentaciones sobre cada candidato por parte de grupos de alumnos ante todo el colegio.
Claudia -bibliotecaria de la institución desde hace cuatro años- detalló que el ex combatiente caído en la guerra de Malvinas obtuvo más de 220 votos sobre 350; Borges, 90, y Lugones poco más de 30.
El miércoles 11 de abril, a media mañana, ese lugar donde los chicos van a buscar los libros para estudiar o que utilizan para leer, será bautizado para siempre como José Luciano Romero.
"Los jóvenes buscan cosas o personas más cercanas, más reales se podría decir. Los próceres o incluso los grandes personajes se les desdibujan", afirma Claudia, y añade que "se identifican con quien puede haber sido el vecino, o un familiar, o un conocido", concluyó.
La de José Romero fue una historia de lucha de principio a fin. En su Corrientes natal no pudo terminar los estudios básicos porque la familia no los podía afrontar, y en la casa de Curuzú Cuatiá, para sobrevivir, los chicos tenían que salir a trabajar. En La Plata, a los 19 años, lo amargó tener que dejar un puesto en el frigorífico porque no sabía si iba a recuperarlo después del servicio militar. Nació el 19 de marzo de 1963 y murió el 13 de junio de 1982 en algún lugar de las islas.

Fuente: Diario El Día
Disponible en: http://www.eldia.com.ar/
[fecha de consulta: 31 de marzo 2012]